El generatrón puede convertirnos en poetas honrados

Marco Denevi creía no ser honrado, “he escrito lo mitad de lo quería escribir y he publicado el doble de lo que quería publicar” dice compungido. Con el generatrón podemos lograr lo contrario, ¡por fin, podremos escribir el doble, y hasta el triple, y lo más importante; nos podremos permitir publicar la mitad, incluso una cuarta parte de lo que escribamos, o nada. No sólo seremos poetas, sino poetas honrados

Ya recomendaba Musil que “cuando se encuentra una palabra no se ha de poner a su lado el abismo, sino otra palabra”: ¡y qué son los generatrones sino una tabla periódica del lenguaje poético dónde encontraremos esa palabra que buscamos con la garantía de que ha sido utilizada ya por miles de poetas con eficaces resultados!

Con un simple vistazo a la tabla recordaremos que para los poetas no es recomendable retrasarse, ellos no se retrasan, se postergan, no levitan, sino que yacen en el aire, y por eso logran dejar a los lectores en suspenso. Recordarás a tiempo, cuando estés cansado, que los poétas lo que terminan es exhaustos y mientras, tú habrás concluido un hermoso poema sin titubear. Alcobas, senos, noches y transpiraciones, algo aparente común puede convertirse en golpes de sudor y sangre, o de sudor leve que llega pausadamente: por qué no transformar nuestras alcobas, nuestros senos u otros senos, nuestas noches y transpiraciones en otra cosa, por ejemplo un poema, usando, en el momento adecuado, un generatrón de bolsillo.

La poesía sirve, ha servido y servirá siempre para seducir, ¿vamos a arriesgarnos a no conseguirlo teniendo al alcance de la mano todos los recursos anotados en una cartulina?. Con un buen uso del generatrón sucumbirán a tus palabras los crápulas más reputados, las letraheridas más lenguaraces. No te engañes, para seducir es necesario desconcertar convenciendo y eso es difícil sin ayuda, fracasaras si no utilizas métodos contrastados, el generatón funcionan con cada hombre y con cada mujer de la tierra si somos capaces de utilizarlo con soltura. Resultados probados.

Dicen investigaciones científicas que existe un ADN del lenguaje, que cualquier plagio puede ser descubierto, que todos cargamos con nuestra cadenita. Parece una sentencia que, visto lo visto, nos condena al fracaso, aprendas lo que aprendas reaparecerán tus onerosos tics. El generatrón lo tiene previsto: tú puedes acercarte o alejarte cuanto quieras de tu determinante cadena lingüística, que quieres ser más tú y tienes por costumbre ir una y otra vez a la palabra borraja, o a la palabra nevera, puedes poner ese día unas cuantos eslabones de tu cadena en el cuadrante, que quieres librarte de ti, utiliza el generatron general, porque, no se gastan ¡los generatrones son recargables!

Marta Sanuy

Generatrones terminados:

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: